Rotura de fibras

Rotura de fibras

Las roturas de fibras, o desgarros musculares, son una lesión frecuente y molesta que incapacita al deportista y necesita, frecuentemente, de un tratamiento de fisioterapia.
Rotura de fibras

Las lesiones musculares afectan con más frecuencia a aquellas personas que realizan deportes, sin embargo a lo largo de la vida la mayoría de los individuos pueden experimentar traumatismos, caídas y accidentes que generan daños a nivel de los músculos. Y entre esas más comunes encontramos las contracturas, los desgarros y los puntos de gatillo, pero aunque estas patologías afectan a los mismos tejidos, se manifiestan con síntomas distintos, lo que permite que se puedan identificar de manera más sencilla.

Rotura de fibras

Rotura de fibras

Muchas personas a lo largo de su vida han sufrido de lesiones musculares, óseas y articulares, sin embargo aquellos que realizan deportes son los más propensos a sufrirlas debido a la frecuencia e intensidad con la que realizan los entrenamientos de sus respectivas disciplinas. Y unas de las que más ocurren son los desgarros que afectan directamente a las fibras de los tejidos musculares.

              "Los deportistas son propensos a sufrir de lesiones como los desgarros musculares"

¿Qué son los desgarros?

Los desgarros son un tipo de lesión en la cual se produce una separación en la disposición normal de las fibras musculares, lo que genera que se afecte la capacidad de contracción debido a síntomas como el dolor y a la limitación que este daño le genera a la región del cuerpo. Estos problemas pueden producirse en cualquier individuo, pero son más frecuentes en los deportistas, ya que estos son un grupo de individuos que entrenan de manera prolongada e intensa, así como también durante algunos gestos deportivos realizan movimientos que no son fisiológicos, es decir que se exceden de los límites normales.

Signos y Síntomas de los desgarros

Son lesiones repentinas que además de producir dolor agudo, también generan en los individuos las siguientes manifestaciones clínicas:

  • Hematomas.
  • Disminución en la capacidad de contracción.
  • Movimientos involuntarios, como los espasmos.
  • Edema.
  • Dificultad para mover la región.
  • Lo mencionado anteriormente produce limitación y restricciones en ciertas actividades de la vida diaria.

Clasificación de los desgarros musculares

Dependiendo de la magnitud de la rotura de las fibras, se pueden encontrar tres tipos, que se denominan como grado 1, grado 2 y grado 3. Estos presentan características diferentes, ya que mientras más se rompen las fibras más se afecta la funcionalidad de los músculos, y así mismo el tiempo de recuperación también variará. Por lo que el tratamiento y el enfoque de las intervenciones terapéuticas se establecerán de acuerdo al daño tisular y a las manifestaciones clínicas que presente la persona.

¿Qué debo hacer si tengo un desgarro?

Debido a que son lesiones que se presentan de forma repentina, estas generan dolor y en muchas ocasiones limitación del movimiento instantánea, ya que los espasmos buscan proteger de un mayor daño de los músculos. Entonces, lo más recomendable es que mantenga la zona afectada protegida y sin movimientos bruscos, al principio se puede proceder a colocar hielo en la región, mientras se transporta a un centro médico. 

          "La fisioterapia es un área que ayuda a tratar los desgarros de los músculos"

Posterior a la evaluación médica, se debe acudir a fisioterapia y rehabilitación, para que que se realicen las intervenciones y las técnicas correspondientes para la lesión. Y entre ellas destacan las mencionadas a continuación: 

  1. Crioterapia.
  2. Masaje terapéutico y drenaje.
  3. Ejercicios de fortalecimiento y propiocepción.
  4. Electroterapia.
  5. Termoterapia en etapa crónica.
  6. Estiramientos.
  7. Readaptación progresiva a la carga.

En resumen, los desgarros son lesiones que dependiendo de la extensión del daño van a variar su tiempo de recuperación, por eso los grado 1 se recuperan en los días siguientes, el grado 2 dura aproximadamente 3 semanas, mientras que el grado 3 que es el más severo puede permanecer hasta 6 meses. 

Más información sobre las lesiones de los deportistas.