Diagnóstico diferencial de la tromboflebitis. ¿Cómo saber si es se trata solo de un dolor muscular?

arriba
Me gusta
3671
46
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Es una duda extremadamente frecuente cuando de dolor en la pierna se trata: ¿es una contractura lo que estoy sintiendo o es una patología más grave como lo es la tromboflebitis o síndrome de la pedrada? En este vídeo se explica cómo se puede hacer un diagnóstico diferencial, es decir, cómo se puede reconocer si una persona está padeciendo una trombosis venosa (o tromboflebitis) o si el origen de su dolor en la pierna es por una rotura de fibras musculares (también llamado desgarro muscular).

Todo comienza con un dolor en la pierna

Tendemos a escuchar “dolor en la pierna” e inmediatamente nos imaginamos todo el miembro inferior. La realidad es que no es así: el término “pierna” se refiere a la pantorilla.

La causa del dolor en la pantorrilla puede ser muy variada: desde un golpe, en donde la lesión es evidente, hasta una alteración nerviosa, en donde es necesario indagar profundamente en la persona y su historia clínica para saber qué está sucediendo. En esta ocasión explicamos 2 dolores que se presentan en la pantorrilla: el desgarro muscular y la tromboflebitis.

¿Cómo diferenciar una rotura de fibras musculares de una tromboflebitis?

Por suerte existen ciertas características que debe cumplir el dolor de la pantorrilla para confirmar si el dolor es por un desgarro muscular o por tromboflebitis.

Es un desgarro muscular si:

  • Aparece de manera repentina y brusca.
  • El dolor al caminar es muy fuerte.
  • El estiramiento de la pantorrilla genera dolor
  • La pantorrilla no cambia en apariencia.
  • Al palpar el músculo gemelo hay dolor.

Tratamiento rotura de fibras del gemelo

El gemelo es el músculo que frecuentemente se desgarra cuando hablamos de la pantorrilla. En el siguiente vídeo te explicaremos el tratamiento completo para la rotura de fibras del gemelo.

Por otro lado, es una trombosis venosa o tromboflebitis si al contrario de como sucede en el desgarro:

  • Comienza paulatinamente.
  • No hay tanto dolor al caminar.
  • No hay dolor al estiramiento.
  • La coloración de la piel de la pantorrilla cambia a roja.
  • La palpación es medianamente dolorosa.

Añadir nuevo comentario

Trabaja en:

Suscríbete a nuestro canal

Suscríbete a nuestro canal de Youtube

¡Ya somos 960.000!