Ejercicios para fortalecer y estabilizar la rodilla desde casa

  • Imagen de Aibil Yglesias
    Aibil Yglesias
    Fisioterapeuta / Ftp. Músculo-Esqueletica / Ftp. Respiratoria

    Soy Licenciada en Fisioterapia de la Universidad Central de Venezuela y Técnico en Órtesis y Prótesis. Además, me he formado en terapia manual ortopédica, rehabilitación de suelo pélvico, rehabilitación cardíaca, fisioterapia invasiva así como diferentes herramientas terapéuticas. 

No hay votos
3836
0
0

La inestabilidad de rodilla está relacionada con un problema de debilidad del cuádriceps y demás músculos que brindan soporte y sujeción a la rodilla, además de la hipermovilidad de los ligamentos. En este sentido, simplemente es necesario mejorar la función de la rodilla mediante ejercicios para fortalecer y estabilizar, evitando así futuras lesiones.

¿Qué causa la inestabilidad de la rodilla?

La articulación de la rodilla consta de diferentes ligamentos, los cuáles estabilizan la articulación con los músculos que la atraviesan. Una fuerza correspondiente de los ligamentos es un requisito previo para la correcta movilidad y estabilización de las articulaciones.

La debilidad de los ligamentos (laxitud) puede ser causada por factores congénitos o adquiridos. En consecuencia, las articulaciones son a menudo inestables. La rotura de ligamentos puede incluso provocar la pérdida total de la estabilidad de una articulación. La causa principal puede ser una debilidad ligamentaria congénita o adquirida, con o sin afectación de otras estructuras estabilizadoras (p. ej., cápsula articular, cartílago articular, meniscos, estructuras musculares). 

Entre otras cosas, la inestabilidad de la rodilla puede ser ocasionada por una afección ya presente, siendo un síntoma.

Artrosis de rodilla

La artrosis primaria puede verse favorecida por determinados factores, como el envejecimiento o la sobrecarga mecánica de la articulación (sobrepeso, anomalía arquitectónica de la articulación); anomalías metabólicas (diabetes, etc.) y posiblemente de origen hormonal. También puede haber una predisposición familiar. Si la artrosis se produce en una articulación debilitada por lesiones más o menos antiguas o por una enfermedad del cartílago, hablamos de artrosis secundaria.

Condromalacia rotuliana

La condromalacia rotuliana se produce en ocasiones como consecuencia de un gran trauma rotuliano (accidente del salpicadero), tras micro-traumatismos deportivos o durante lesiones cartilaginosas de origen reumático. Cualquier anomalía o mala posición de la rótula se acompaña de un aumento de la presión de esta sobre el fémur, lo que puede dañar el cartílago rotuliano y generar la condromalacia. 

Lesiones de ligamentos de la rodilla

Cuando se produce una rotura o desgarro de inmediato se escucha un crujido, acompañado de dolor intenso e hinchazón en la rodilla, entonces es imposible caminar normalmente. Una vez que el dolor cede y puede poner peso sobre la rodilla, la articulación se siente inestable, tiene dificultad para cambiar de dirección y es menos estable en superficies como la tierra o arena.

Bursitis

La bursitis compromete a las bursas, que son pequeñas bolsas de líquido que se ajustan alrededor de las articulaciones y actúan como cojines. Su función es evitar la fricción y facilitar el deslizamiento entre el tendón y el hueso, así como su movimiento. La bursitis ocurre cuando se excede su capacidad de fricción, lo que provoca su inflamación/irritación. En otras palabras, la bursitis se produce por el roce excesivo de los tendones con las bursas, conllevando a la inestabilidad de la articulación.

Síntomas y tratamiento de la inestabilidad de la rodilla

Al caminar, la inestabilidad de la rodilla provocará la desalineación de las extremidades inferiores y el deslizamiento de la rótula. Además, la inestabilidad de la rodilla hará que la pierna gire interna o externamente y que el tobillo y la cadera estén desalineados. Para controlar esta inestabilidad con frecuencia se indican:

  • Ortesis plantares: la función de llevar plantillas ortopédicas es estabilizar y alinear el tobillo, la pierna, la rodilla y la cadera. En presencia de inestabilidad de la rótula, rodilla y laxitud de los ligamentos, la ortesis de pie ayudará a mantener la alineación adecuada, aumentará la estabilidad de la rodilla y permitirá que la articulación funcione óptimamente.
  • Rodilleras: en los casos más graves de inestabilidad, es posible que se prescriba una rodillera. El uso de una rodillera mientras practica deportes o camina ayudará a estabilizar la rodilla y la rótula y protegerá la articulación.
  • Ejercicios de fortalecimiento: la potenciación de los músculos del muslo y la pantorrilla será clave para lograr fomentar la estabilización de la articulación.

¿Qué ejercicios puedo hacer si tengo problemas en las rodillas?

¿Qué tipo de ejercicios no debo hacer si me duelen las rodillas?

No existe un ejercicio en particular que no pueda realizar con dolor de rodilla, si ante algún movimiento o gesto deportivo tienes dolor, algo anda mal y no debes forzarlo. Siempre es necesario estar atento a las señales que envía nuestro cuerpo ante cualquier estímulo, y no debemos forzarlo. El movimiento es vital para la salud de tus rodillas pero según tu tolerancia es necesario realizar aquellos que no generen molestias.

Posibles formas de tratamiento en caso de rodilla inestable

El objetivo del tratamiento de fisioterapia es reducir el dolor de rodilla, luego restaurar sus capacidades funcionales corrigiendo los desequilibrios de la articulación y finalmente permitirles un regreso duradero y seguro a sus actividades. La elección del plan de tratamiento depende de los resultados de la evaluación que el fisioterapeuta le da al paciente durante la primera sesión.

El propósito de la evaluación es comprender el origen y la causa de la inestabilidad, y en qué medida interfiere con la vida diaria del paciente. El tratamiento se puede adaptar con el tiempo, la primera fase del tratamiento consiste en el manejo del dolor, reduciéndolo y procurando que no empeore, manteniendo la movilidad articular. Además, la evaluación permitirá definir qué movimientos son dolorosos y cuáles, por lo tanto, deben limitarse durante esta fase, siguiendo con ejercicios de fortalecimiento de los músculos estabilizadores de la rodilla.

Desde FisioOnline contamos con la metodología Fiit Concept, con la cuál a través de una valoración integral brindamos un tratamiento integrativo y completo al paciente, abordando el problema desde los aspectos emocionales, físicos y víscerales. 

¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar