Encuentra tu clínica más cercana

Mapa de provincias de España A CORUÑA PONTEVEDRA OURENSE LUGO ASTURIAS LEÓN ZAMORA SALAMANCA CÁCERES BADAJOZ HUELVA SEVILLA CADIZ CANTABRIA PALENCIA VALLADOLID ÁVILA TOLEDO CIUDAD REAL CÓRDOBA MÁLAGA BURGOS SEGOVIA SORIA VIZCAYA GUIPUZCOA ÁLAVA LA RIOJA MADRID NAVARRA GUADALAJARA CUENCA ALBACETE JAÉN GRANADA ALMERÍA MURCIA HUESCA ZARAGOZA TERUEL CASTELLÓN VALENCIA ALICANTE LLEIDA TARRAGONA BARCELONA GIRONA SANTA CRUZ DE TENERIFE LAS PALMAS BALEARES CEUTA MELILLA

Ejercicios para liberar tu respiración-2º parte

No hay votos
3299
108
0

¿Sabías que tu respiración influye sobre la salud de tu espalda y de tu suelo pélvico? Pues este es la segunda parte de una serie de ejercicios que te explicamos para liberar tu respiración. Te enseñaremos a cuidar tu respiración para así cuidar la salud de tu espalda y suelo pélvico.

Ejercicios de liberación de respiración: cómo comenzar 

En un vídeo anterior te enseñamos que antes de realizar los ejercicios de respiración debemos de analizar cómo es el hábito al respirar boca arriba. Una vez internalizado, es cuando podemos pasar a realizar ejercicios de movilización de la presión hacia el abdomen y hacia la parte superior de las vías respiratorias. De allí, se pasa a un ejercicio en donde el aire de la respiración se pasa hacia los costados.

Ejercicios para liberar la respiración: segunda tanda de ejercicios 

Para ayudarnos a percibir cómo se expande nuestro diámetro anteroposterior para un primer ejercicio de esta segunda tanta debes de colocar una mano por delante de tu cuerpo y otra por detrás, apoyándote boca arriba sobre una superficie. Una vez alcanzada esta posición lleva tu aire hacia las manos, sintiendo cómo percibes el llevar el aire a estas zonas y cuál de todas las zonas que trabajamos es la más sencilla para ti.

Para un segundo ejercicio saca las manos de donde están y colócalas a los lados de tu cuerpo. Siente cómo es tu respiración y qué distinto se siente sin los apoyos. Busca la diferencia entre los apoyos de la primera tanda, el que te explicamos anteriormente y sin los apoyos.

En el tercer ejercicio coloca una de tus manos entre las clavículas, en el extremo superior del esternón; mientras que la otra la colocas entre el pubis y el ombligo, sobre tu vientre. Si lo necesitas coloca algún tipo de apoyo bajo tu codo (esto disminuye la tensión de los brazos). De nuevo ingresa aire, pero esta vez llevándolo hacia la ubicación de las manos. Ve si te es más cómodo que los ejercicios anteriores, y cómo puedes ir coordinando la respiración para meter el aire al mismo tiempo en ambas zonas.

De nuevo y como un cuarto ejercicio saca las manos de donde están colocadas y ponlas a los lados de tu cuerpo. Siente cómo es tu respiración ésta vez, y qué distinto se siente sin los apoyos en el esternón y el vientre, buscando diferencias.

Finalmente llega el quito ejercicio, donde necesitamos que dobles las piernas y apoyes los talones en la superficie de apoyo. Ingresa aire en tu vía respiratoria y observa qué sucede con tu abdomen cuando el aire sale. ¿Se contrae o se relaja? Si se contrae es porque estás haciendo algo mal: la salida del aire es un mecanismo pasivo que se produce gracias a la elasticidad de nuestros tejidos, no debe representar un trabajo para los músculos el sacar el aire de la vía respiratoria. Para cambiar esto, deja que tu abdomen se encuentre relajado cuando expires

. Luego de varias respiraciones extiende las piernas de nuevo  sobre la superficie y observa los cambios.

 No olvides ver la primera parte de esta serie de vídeos para aprender otros ejercicios de liberación de la respiración.

Libera tu respiración (Parte 1)

Una mala respiración puede llevarte a sufrir problemas de espalda. Aunque no lo creas, el músculo motor principal de la respiración, el diafragma, tiene sus múltiples inserciones entre las costillas más bajas y las vértebras dorsales y lumbares de la columna vertebral. Al tener una mala mecánica todas las estructuras donde se inserta el diafragma se tensan y sufre la que, de ellas, tiende más a la inestabilidad: la columna vertebral. Es por ello que liberar la respiración es tan importante y aquí te enseñamos en una primera parte cómo se hace.

¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar