Rotura de menisco: 5 cosas que debes saber si vas a operarte

  • Imagen de Aibil Yglesias
    Aibil Yglesias
    Fisioterapeuta / Ftp. Músculo-Esqueletica / Ftp. Respiratoria

    Soy Licenciada en Fisioterapia de la Universidad Central de Venezuela y Técnico en Órtesis y Prótesis. Además, me he formado en terapia manual ortopédica, rehabilitación de suelo pélvico, rehabilitación cardíaca, fisioterapia invasiva así como diferentes herramientas terapéuticas. 

Promedio: 5 (1 voto)
1902
0
0

El tratamiento adecuado para una rotura aguda de menisco depende de su forma, tamaño, ubicación y síntomas acompañantes. Algunos desgarros pueden resolverse con fisioterapia, pero para otros el tratamiento conservador no suele ser suficiente por lo que requieren que se reparen quirúrgicamente las partes dañadas. Descubre qué factores determinan una operación de rotura de menisco y mucha más información a continuación:

¿Cómo es una operación de rotura de menisco?

Una rotura de un menisco se encuentra entre las lesiones de rodilla más frecuentes en deportes como el fútbol, el tenis o el balonmano, en los que hay cambios rápidos de la posición de la rodilla, por ejemplo, al frenar bruscamente. Estas roturas de menisco también están relacionadas con el desgaste progresivo favorecido por situaciones de estrés, por ejemplo, por trabajos en los que a menudo hay que agacharse o arrodillarse con frecuencia. El sobrepeso también es un factor de riesgo. 

Los desgarros agudos del menisco pueden provocar dolor, hinchazón y una sensación de movimiento en la rodilla que ya no es armoniosa. En el caso de desgarros más grandes, partes del menisco pueden desprenderse y bloquear la rodilla, y por ello ya no se puede estirar la rodilla por completo.

La operación para reparar una rotura de menisco casi siempre se realiza mediante una artroscopia, esto requiere 2 o 3 pequeñas incisiones en la rodilla, por una de esas incisiones se inserta un artroscopio, que es una pequeña cámara, que tiene una fuente de luz y una cánula que se usa para irrigar la rodilla para mejorar la visión. Además, por esas incisiones también se insertan pequeños instrumentos que el cirujano usa para agarrar, cortar y suturar el menisco lesionado.

¿Es la cirugía la mejor opción?

Como método terapéutico no es la primera opción, solo se necesita si hay signos de atrapamiento debido a un desgarro del asa del menisco notable. Esta situación de urgencia a menudo conduce a un dolor intenso, notable movilidad restringida e incluso la incapacidad para caminar. La terapia conservadora de meniscos (sin cirugía) suele ser suficiente en la mayoría de los casos, la elección de la terapia conservadora depende de la gravedad del dolor, la edad de la persona afectada, si has hecho fisioterapia y las demandas de resistencia de los meniscos. Finalmente decidir si es la mejor opción terapéutica o no depende de cuanto altera la funcionalidad del menisco y tu vida.

¿Qué pasa si tengo roto el menisco y no me opero?

Un menisco roto (dependiendo de su gravedad) afectará en mayor o menor medida la funcionalidad de la rodilla, a propósito de que la lesión o el daño en el menisco seguirá agravándose por toda la biomecánica alterada de la rodilla. Si bien es cierto que se puede recuperar una lesión de menisco con un tratamiento conservador, también es cierto que si el daño o rotura del mismo es muy grave, lo ideal es repararlo quirúrgicamente para evitar un daño peor.

¿Qué hacer antes de una operación de menisco?

Si el tratamiento indicado es la cirugía, puedes hacer ciertas cosas que beneficien tu recuperación:

  • Baja de peso, esto ayudará a las articulaciones y permitirá la desintoxicación de los tejidos.
  • Realiza movimientos de flexibilización y fortalecimiento; llegar a la cirugía con la rodilla lo más potente posible, especialmente el músculo cuádriceps, ayuda a prevenir la atrofia muscular que es muy rápida en esta cirugía.
  • Drenaje linfático manual de la rodilla, no sólo fomenta la desinflamación y el drenaje de toxinas, sino que además calma al sistema nervioso simpático que es el sistema de la actividad del estrés, de la ansiedad y del miedo.
  • Relajación y descanso, una persona que escucha música clásica y descansa dos días antes de una cirugía mejora el resultado de la cirugía de menisco.
     

¿Cómo será la recuperación?

Una operación de menisco se suele realizar de forma ambulatoria, siempre que no concurran situaciones especiales en contra. Si no hay complicaciones, el tratamiento de recuperación se puede iniciar de forma ambulatoria y en casa. El tiempo de curación del menisco depende de las características de cada caso (edad, tipo de cirugía, tipo de rotura, complicaciones, si se ha hecho fisioterapia). La mayoría de las curaciones de menisco tardan de 6 a 12 semanas. Para promover la curación, es importante ceñirse al período de descanso en recuperación adecuado. La exposición prematura a actividades físicamente estresantes puede anular el efecto positivo del tratamiento.

Puedes mejorar tu recuperación aplicándote frío si la articulación está muy caliente y tienes mucho dolor y edema; haz algún ejercicio de relajación; comienza con la movilización precoz; tócate la rodilla desde el principio y ten cuidado y sentido común en cuanto a los movimientos que vayas realizando, pero nunca miedo de realizarlos. Un buen tratamiento de fisioterapia post quirúrgico va a ayudarte a eliminar todo ese miedo, va a ayudarte a caminar más rápidamente y a recuperar la funcionalidad, también te aumentará la fuerza, la movilidad y sobre todo aliviar el dolor.

¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
Promedio: 5 (1 voto)

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar