Síndrome del Desfiladero Torácico: qué es, tipos, causas, diagnóstico y tratamiento

Síndrome del Desfiladero Torácico: qué es, tipos, causas, diagnóstico y tratamiento
  • Imagen de Aibil Yglesias
    Aibil Yglesias
    Fisioterapeuta / Ftp. Músculo-Esqueletica / Ftp. Respiratoria

    Soy Licenciada en Fisioterapia de la Universidad Central de Venezuela y Técnico en Órtesis y Prótesis. Además, me he formado en terapia manual ortopédica, rehabilitación de suelo pélvico, rehabilitación cardíaca, fisioterapia invasiva así como diferentes herramientas terapéuticas. 

Promedio: 5 (1 voto)
3400
0
0

El desfiladero torácico es un área del cuerpo ubicada dentro de la parte inferior del cuello, que comienza justo por encima y detrás de la clavícula y cubre la primera costilla y se extiende hasta la parte superior del brazo. El Síndrome del Desfiladero Torácico no es una enfermedad potencialmente mortal, pero si no se trata, seguramente puede causar ciertas complicaciones crónicas, descubre más sobre esta afección a continuación:

¿Qué es el síndrome del desfiladero torácico?

El síndrome del desfiladero torácico (SDT) es un diagnóstico inespecífico que representa muchas condiciones que implican la compresión de las estructuras neurovasculares que pasan a través de la salida torácica. El SDT fue reportado por primera vez por Rogers en 1949 y más precisamente caracterizado por Rob y Standeven en 1958. Wilbourne sugiere cinco tipos diferentes de SDT; una variante venosa, arterial, traumática, neurogénica verdadera y neurogénica disputada. 

"La primera costilla, los músculos escalenos y la clavícula forman la salida torácica."

Los pacientes presentan una amplia gama de síntomas, desde molestias menores hasta manifestaciones debilitantes. Los estudios de imagenología para valorar la musculatura y la vasculatura pueden ayudar a identificar esta afección. Los estudios de electrodiagnóstico también pueden ser útiles si la afección es de origen neurológico. Los pacientes que reciben un tratamiento adecuado generalmente están bastante bien, y la gran mayoría de los síntomas se resuelven por completo.

Síntomas del síndrome del desfiladero torácico

Los síntomas de síndrome del desfiladero torácico varían según el tipo:

  • El síndrome del desfiladero torácico neurogénico tiene un síntoma llamado "mano de Gilliatt-Sumner", en el que hay un desgaste severo (debilitamiento) en la base carnosa del pulgar. Otros síntomas pueden incluir:
  1. Parestesias (sensación de hormigueo o entumecimiento) en los dedos y la mano
  2. Cambio de color de la mano
  3. Manos frías
  4. Dolor sordo en el cuello, el hombro y la axila. 
  • Los síntomas del SDT venoso pueden incluir:
  1. Palidez 
  2. Un pulso débil o ausente en el brazo afectado, que también puede estar frío al tacto y parecer más pálido que el brazo no afectado
  3. Entumecimiento, hormigueo, dolor o hinchazón del brazo y los dedos
  4. Debilidad del cuello o el brazo
  • Los síntomas del SDT arterial pueden incluir:
  1. Cambio de color en manos y dedos
  2. Sensibilidad al frío en manos y dedos
  3. Hinchazón, pesadez, sensación de hormigueo o entumecimiento y mala circulación sanguínea en los brazos, las manos y los dedos.

Causas del síndrome del desfiladero torácico

La causa del síndrome de salida torácica (SDT), conceptualmente, es sencilla. Se manifiesta debido a la compresión de varias estructuras en la salida torácica. Las anomalías anatómicas son probablemente las culpables de este aumento de la presión en la región. Las costillas cervicales, costillas adicionales que normalmente surgen de la séptima vértebra cervical, es uno de los delincuentes más comunes del síndrome de salida torácica. En una revisión de 47 operaciones de neuro SDT que involucraron costillas anormales, el 85% de los casos involucraron costillas cervicales. El trauma del cuello precedió al 80 % del total de casos de SDT neuro, y esto llevó a los investigadores a determinar que el 20 % restante fue causado principalmente por la variante anatómica. También se informó un caso de SDT bilateral con un paciente que tenía costillas cervicales bilaterales, lo que indujo a los médicos a concluir que la causa principal era la anomalía anatómica. 

Los componentes de los tejidos blandos también contribuyen de manera importante a los casos de SDT. Las bandas musculares fibrosas pueden causar síndrome del desfiladero torácico. Los tumores o quistes en la salida torácica también pueden aumentar la presión y generar los síntomas que se observan en el SDT

El síndrome del desfiladero torácico puede presentarse en atletas específicos que realizan movimientos repetitivos que implican abducción y rotación externa extremas, como los nadadores de competición. Una presentación clásica en un nadador sería el atleta que reporta dolor, tirantez o entumecimiento en el área del cuello o los hombros cuando su mano entra al agua. Otros atletas comúnmente susceptibles a este movimiento repetitivo son los jugadores de béisbol, waterpolo y tenis.

Tipos del síndrome del desfiladero torácico

Hay tres tipos del síndrome del desfiladero torácico: neurogénico, venoso y arterial. Como estas estructuras viajan juntas al salir del tórax y entrar en la axila, se puede entender por qué cualquiera de las tres puede verse afectada. Lo que no se entiende tan bien es por qué el neurogénico es mucho más común que el síndrome de salida torácica venoso o arterial.

  1. El síndrome del desfiladero torácico neurogénica: constituye aproximadamente el 95% de todos los pacientes que padecen este síndrome. Los pacientes pueden presentar una sintomatología vaga, pero la mayoría de las veces se quejan de dolor y entumecimiento en los dedos, las manos o los brazos del lado afectado. Muchos de estos pacientes han experimentado algún tipo de trauma, típicamente accidentes automovilísticos o caídas. Los pacientes parecen describir además un historial de actividad intensa y repetitiva, probablemente relacionado con su profesión o estilo de vida. En nuestra práctica, el 50% de los pacientes presentan antecedentes de traumatismo o de movimientos repetitivos crónicos. Se sospecha que la formación de tejido cicatricial y las adherencias pueden desempeñar un papel probable en esta relación. La contracción del tejido por cicatrices o adherencias ciertamente puede afectar la dinámica de la salida torácica que ya es pequeña. 
  2. El síndrome del desfiladero torácico venoso: constituye un 3 a 5% adicional de los pacientes. Este grupo de pacientes sufre de compresión de la vena axilosubclavia que finalmente resulta en trombosis. Se ha descrito como “trombosis de esfuerzo” o síndrome de Paget-Schroetter. La trombosis puede ser aguda o crónica, oclusiva o parcialmente obstructiva. Los pacientes informarán una decoloración de color rojo púrpura de inicio agudo de una extremidad hinchada. Se cree que la vena puede estar inflamada con mayor frecuencia, causando cicatrización y estrechamiento con el tiempo hasta una trombosis aguda. Por lo general, hay un dolor sordo concurrente, especialmente en la posición recostada, así como una sensación de pesadez. A medida que pasa el tiempo, los pacientes notarán venas superficiales visiblemente dilatadas en el hombro, el tórax, la espalda y el cuello, como se explica por el desarrollo venoso colateral.
  3. Finalmente, el síndrome del desfiladero torácico arterial: es la forma más rara y representa solo el 1-2%. La fricción continua de la arteria subclavia y la primera costilla subyacente por la pulsación y la actividad puede causar fibrosis y estenosis de la arteria. Entonces se pueden formar aneurismas postestenóticos. Tanto la arteria estrechada como los aneurismas pueden causar trombosis arterial. En la fase crónica, los pacientes experimentan claudicación o dolor con la actividad del brazo/mano que generalmente desaparece con el cese del movimiento. En la etapa subaguda, a medida que se forman émbolos y viajan distalmente, los pacientes presentan síntomas focales de isquemia en forma de un dedo azul o blanco muy doloroso. De manera aguda, la arteria subclavia puede sufrir una trombosis completa, dejando al paciente con una extremidad comprometida. Muchos de estos pacientes tendrán una costilla cervical u otra anomalía de la costilla, como una costilla rudimentaria o una costilla cervical fusionada, la primera y/o la segunda costilla.

Cuáles son las pruebas diagnósticas

La clínica de los pacientes con síndrome del desfiladero torácico puede ser vaga y tener una amplia gama de síntomas según la etiología de la enfermedad. El dolor es una de las quejas más comunes entre todas las etiologías. La obstrucción venosa puede presentarse con hinchazón de las extremidades superiores, distensión venosa y dolor que va desde la mano hasta el antebrazo. Debido al flujo sanguíneo colateral en la extremidad superior, los síntomas pueden presentarse de manera insidiosa y solo aparecer en ciertas posiciones en las que aumenta la presión.

El examen físico, en un paciente con sospecha de SDT, es crucial para confirmar el diagnóstico e identificar la etiología. Una postura incorrecta puede desencadenar síntomas, por lo que es necesaria una revisión rápida del paciente. La simetría y el rango de movimiento de ambos brazos deben evaluarse inicialmente. Prueba de Spurling en la que la cabeza del paciente se extiende y se flexiona lateralmente con el examinador proporcionando compresión axial. Esta prueba debe reproducir el dolor radicular. En un paciente con sospecha de compresión arterial por SDT, se debe realizar la maniobra de Adson. Esta prueba consiste en extender y abducir ligeramente el hombro. El paciente extiende el cuello y lo gira hacia el hombro del examinador mientras el examinador palpa el pulso radial. El pulso debe disminuir si hay compromiso arterial.

Tratamientos para el síndrome del desfiladero torácico

La fisioterapia es la primera opción de tratamiento para el síndrome del desfiladero torácico, en el que se le enseñarán al paciente ejercicios que mejoran su postura y ensanchan los músculos de sus hombros.

Los medicamentos antiinflamatorios, los relajantes musculares y los analgésicos reducirán el dolor. Estos medicamentos también reducirán la inflamación y energizarán los músculos. Su médico también puede recomendarle medicamentos trombolíticos para disolver los coágulos de sangre resultantes del síndrome del desfiladero torácico. Luego se le recetarán medicamentos anticoagulantes para prevenir futuros coágulos de sangre.

La descompresión de la salida torácica es la cirugía para tratar el síndrome del desfiladero torácico. Se realiza utilizando varios enfoques diferentes, tales como:

  • Abordaje supraclavicular
  • Abordaje transaxilar
  • Abordaje infraclavicular

En el síndrome del desfiladero torácico, el cirujano puede administrar medicamentos para disolver los coágulos de sangre antes de la compresión del desfiladero torácico. También si tiene síndrome de salida torácica arterial, es posible que su cirujano deba reemplazar la arteria dañada con una sección de la arteria de otra parte del cuerpo (aloinjerto) o un injerto artificial.

¿Cómo se puede prevenir?

Recibir tratamiento de inmediato después de haber sido diagnosticado con el síndrome del desfiladero torácico es la mejor manera de evitar que dañe sus nervios. Si el médico sospecha de SDT, evite levantar objetos pesados y no realice movimientos repetitivos. En ocasiones, la obesidad también provoca esta enfermedad. Por lo tanto, es mejor perder peso y mantener un peso saludable según su tipo de cuerpo. Si no padece este síndrome, puede seguir ciertas medidas para evitar que ocurra. 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!
Promedio: 5 (1 voto)

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar