Tengo dolor en el dedo pulgar y perdí la fuerza en mi mano derecha ¿Qué puede ser?

Pregunta del paciente

Tengo dolor constante en el dedo pulgar de mi mano derecha, perdí la fuerza y no puedo realizar algunos movimientos, como coger algo o abrir un frasco. Por la tarde, la vena del brazo se me inflama. Si el dolor es más fuerte y se limitan mis movimientos, me pongo compresas calientes y hago masaje con cremas calientes, sobo el pulgar hacía la muñeca.

Empecé con un fuerte dolor en la muñeca exterior y limitados mis movimientos, tuve 3 infiltraciones en muñeca, 2 en hombro y 1 en codo, desinflamatorio y medicamento para el dolor, ayudó mucho, el peso de mi mano me dolía.

En un momento se paró todo el dolor, dejé las infiltraciones y el medicamento, hice trabajo de fuerza y volvió la molestia en comparación a la primera vez, muy reducido, sólo cuando hago el movimiento normal de un día, por la tarde noche, se me inflama pero durante todo el día tengo dolor.

Datos del paciente

Mujer de 46 años de edad, procedente de México

¿Cuándo comenzó el problema?

8 meses

¿En qué parte del cuerpo?

Muñeca - Mano

¿Cómo es el dolor?

Constante. Mejora con reposo

¿Cuánto te duele?

Nivel 4 - Dolor moderado

Tratamientos realizados anteriormente

Tratamiento farmacológico
Infiltración

Especialidad

Reumatológica

Tipo de Lesión o Patología (más información haciendo click en cada una)

Respuesta del fisioterapeuta

El dolor,  inflamación y la pérdida de la fuerza son algunas de las manifestaciones características de la artrosis. Especialmente en mujeres, a partir de los 50 años se presenta con bastante frecuencia la artrosis de pulgar o rizartrosis. En esta lesión existe un desgaste del cartílago que se encuentra entre el primer metacarpiano y el hueso trapecio.

Las recomendaciones que se brindan desde la fisioterapia para aliviar los malestares presentes a causa de la artrosis de pulgar y mano son las siguientes:

  • Aplicar compresas calientes en la zona para relajar los tejidos.
  • Incluir movilizaciones activas y pasivas para mantener el rango articular de movimiento.
  • Tomar pausas activas durante las actividades del día a día, sobre todo de las que requieran movimientos repetitivos.
  • Realizar estiramientos musculares para manos, dedos y muñeca.
  • Ejecutar ejercicios de fortalecimiento con pelotas de goma.
  • Consumir alimentos ricos en colágeno y glucosamina.

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar