Alimentos perjudiciales para tu espalda: Naranjas y mandarinas

Publicidad
Promedio: 4.8 (4 votos)
31951
392
11
(h3) Punto grueso
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

En este vídeo se expresa los diferentes problemas de espalda y de salud que puede provocar el consumo de naranja y mandarina. Su perjuicio viene marcado por la dificultad que encuentra nuestro organismo y que es fundamental, el hígado y la vesícula biliar para digerir esta fruta, la cual, requiere mucho trabajo hepático y por lo tanto, requiere una agresión para este órgano.

Hay que tener en cuenta que hoy en día debido a la vida moderna y estresada, a las crispaciones, nuestro hígado es un punto débil, ya que todas estas situaciones emocionales alterar y perjudican el funcionamiento hepático-biliar provocando que este órgano sea más sensible a algunos alimentos como en este caso a la naranja.

También, se comenta como esta disfunción hepática-biliar puede acabar repercutiendo en diferentes zonas de la espalda como en contracturas musculares, torticolis y cervicalgias, cefalea tensiones e incluso hernias discales cervicales. 

¿Cuándo evitar la naranja?

Es recomendable evitar la naranja en casos de:

  • acidez y dolores reflejos del estómago
  • dolores derivados de la disfunción hepática
¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
Promedio: 4.8 (4 votos)

comentarios (11)

Comentario

Avatar

ahh estoy sorprendida pues estoy con mucho dolor en el hombro derecho , si me toco con mis dedos , mismanos... en los tendones
es rarisimo lo que he leido pues como dos o tres kilos por semana de mandarinas... y tomo dos jugos de naranja con manzana y aloe vera

y no sabia que las mandarinas hacian ese daño ... ahora lo dejare por favor diganme que homeopatia puedo consumir y el nombre , vivo en URUGUAY CIUDAD DE LA COSTA, departamento de canelones

necesito mucha ayuda... ademas casualmente tengo lesion de gilbert en el higado y tengo una dieta muy especifica...
y las uvas y las bananas me las sacaron asi como todos los granos, la leche, frituras... pastas rellenas... y como fideos libres de gluten

espero respuestas y gracias por compartir

Comentario

Avatar

escelente sus videos. gracias

Comentario

Imagen de Roberto Junquera
Roberto Junquera

Efectivamente tiene todas esas virtudes, pero como todo en la vida también tiene algún perjuicio, en este caso para los pacientes con dolores derivados del hígado y el estómago. En cualquier hospital el médico retirar estos cítricos para pacientes con problemas y enfermedades hepático biliares.

Comentario

Avatar

Yo sufro colicos de higado, me extirparon la vesicula hace 5 años y los colicos persisten, ergo no era la vesicula, ni las piedras... Cuando me agarra un ataque si voy al hospital ningun calmante me ayuda, pero si me como una mandarina, se me pasa el ataque en 5 minutos. Cuando no es epoca de mandarinas una ducha de agua caliente tambien me resulta mas efectiva que cualquier calmante convencional. Mis amigos ya me llaman la mandarinas. Solo queria dejarte mi experiencia porque mi higado esta enfermo pero en este caso las mandarinas son mi salvacion.

Comentario

Imagen de Roberto Junquera
Roberto Junquera

 Cierto que en una crisis aguda puede pasar esto, ya que la naranja y mandarina hacen trabajar al hígado y pueden desatascarlo, pero a su vez cuanto más tomes estos alimentos más cólicos te van a dar. Te aconsejo realizar una limpieza de hígado y vesícula y es probable que no te vuelva a dar ningún cólico más. 

Comentario

Imagen de Belén Trigueros Junquera
Belén Trigueros Junquera

Precisamente estoy buscando el video sobre la depuración de hígado y no lo logro encontrar, ¿lo han quitado?
Gracias

Comentario

Avatar

gracias por tu respuesta, lo tendre en cuenta.

Comentario

Avatar

hola!! disculpame , de donde sacaste la informacion de que la mandarina es mala para el higado...por favor leer lo sgte:
Mandarina
Es importante para la conservación de la salud. A parte de consumirse cruda se pueden elaborar muchos productos farmacológicos.
En los tratados de medicina china se le considera materia prima de primer orden.

La pulpa contiene vitamina c, vitamina b, ácido cítrico, azúcar reductora y caroteno.

Su piel tiene aceite volátil y glucósido y sus semillas, aceites grasos, proteínas y sustancias amargas.

Tiene propiedades broncodilatadoras y antiflamatorias adecuada en el tratamiento de úlceras, ayuda el intestino y la digestión

Notablemente más dulces que las naranjas y hasta incluso más fáciles de pelar, en meses de invierno las mandarinas se vuelven el postre de casi todas las comidas, además de servir para matar el hambre de forma saludable.
Resulta tan sencillo pelar y comer una mandarina que se ha convertido en una de las frutas predilectas de los más pequeños, si bien, por su sabor dulce y refrescante y por las propiedades nutritivas que nos brinda, se ha de potenciar el consumo en todas las edades.

El grato dulzor, su escaso sabor ácido, junto a la suavidad de su pulpa convierten a la mandarina en uno de los cítricos más populares del mundo.

Con la salvedad de que aporta menos cantidad de vitamina c que otros cítricos, sigue siendo una fuente excelente de esta vitamina.

Se sabe con seguridad que esta vitamina ejerce una clara acción antiinfecciosa, estimulando la formación de anticuerpos y la actividad de los fagocitos (célula capaz de englobar microbios y células extrañas que son destruidos en su interior).

El cáncer, el sida, las enfermedades infecciosas y las inflamatorias crónicas, como el reumatismo, hacen disminuir la concentración de esta vitamina en el plasma, por lo que es interesante en estos casos asegurar su aporte por medio de la alimentación.

Otras situaciones en las que están aumentados los requerimientos son: tabaquismo, alcoholismo, empleo de ciertos medicamentos, embarazo y lactancia, estrés emocional o ambiental y la práctica intensa de deporte.

En todos estos casos, está particularmente recomendado el consumo habitual de mandarinas.

Y para el resto de la población, comerlas puede reportar más beneficios durante los meses invernales y en los cambios estacionales, cuando son frecuentes los altibajos en el sistema de defensas y se es propenso a contraer catarros o infecciones.

La cáscara de la mandarina de por sí tiene unas cuantas utilidades en el área de las medicinas alternativas, pero hasta ahora no se sabía que tiene la capacidad de prevenir el cáncer.

El salvestrol q40 es el compuesto de la cáscara de mandarina que ha logrado destruir algunas células cancerosas de algunos seres humanos. Los cánceres contra los que actúa la cáscara de mandarina son el cáncer de pulmón, el cáncer de pecho, el de próstata y el de ovarios.

El problema radica en que la mayoría de las personas han dejado de consumir la cáscara de las frutas al no ser en jugos, por lo cual, si las conclusiones del estudio fueran completamente verificadas (el estudio se encuentra en proceso, y faltan entre cinco y siete años para que se llegue a las conclusiones definitivas), muchas personas se estarían privando de un potencial agente reductor del cáncer.

Pero los investigadores implicados en el estudio están convencidos de que la cáscara de mandarina es un potencial y eficaz reductor del cáncer, y han formado una compañía privada, nature’s defense investments para promover estudios que apunten a conocer las propiedades de las alternativas naturales contra el cáncer.

La mandarina es una de las frutas que más carotenoides presenta en su composición, aporta beta-criptoxantina y beta-caroteno en cantidades sobresalientes.

La actividad antioxidante de estos elementos fitoquímicos y de la vitamina c, proporcionan al alimento propiedades fisiológicas que van más allá de las nutricionales propiamente dichas.

Los antioxidantes combaten la acción nociva de los radicales libres, sustancias responsables del desarrollo de enfermedades cardiovasculares, degenerativas y cáncer.

En caso de anemia ferropénica, es muy útil consumir mandarinas acompañando a los alimentos ricos en hierro o a los suplementos de este mineral, ya que la vitamina c que aporta aumenta la absorción de hierro y esto acelera la recuperación.

Para los deportistas, por su contenido en potasio, vitamina c, carotenoides y otros nutrientes, constituye una buena alternativa para reponer los minerales y el líquido perdidos después de la actividad física y para minimizar el riesgo de lesiones y potenciar las defensas.

Su zumo mezclado con agua, bicarbonato y azúcares puede hacer perfectamente las funciones de bebida rehidratante durante la competición en deportes que tengan una duración mayor a 90 minutos, en los que las pérdidas de glucosa, agua y electrolitos son más acusadas.

El elevado contenido en agua, potasio y ácido cítrico (alcaliniza la orina, ayuda a combatir las infecciones y potencia la acción de la vitamina c), convierten a las mandarinas en frutas con efecto diurético, beneficioso en caso de hiperuricemia o gota y litiasis renal (favorece la eliminación de ácido úrico y sus sales).

Por su abundancia de ácido fólico o folatos, vitamina imprescindible en los procesos de división y multiplicación celular que tienen lugar en los primeros meses de gestación, su consumo resulta adecuado o interesante para las mujeres embarazadas para prevenir la espina bífida, alteración en el desarrollo del sistema nervioso (tubo neural) del feto.

Pero además de su sabor y su practicidad, las mandarinas constituyen un extraordinario recurso de beneficios para el organismo, ya que las mismas contienen muchos beneficios nutricionales tanto en su pulpa como en su cáscara. Los mismos son bien conocidos en el ámbito medicinal, y desde corea se brindan nuevas pruebas al respecto.

Es que científicos de corea del sur han estudiado los beneficios de la mandarina en relación con la salud de uno de nuestros órganos más importantes: el hígado, comprobando que la fruta tiene un extraordinario potencial para protegerlo de posibles enfermedades hepáticas, además de reducir la obesidad.

Así, realizando dos experimentos, uno con personas y otro con ratas, los investigadores lograron demostrar que la mandarina contribuye a perder peso en personas que hacen ejercicio, además de volver al organismo más resistente ante enfermedades hepáticas como por ejemplo el cáncer de hígado.

Los resultados confirman los obtenidos por investigaciones anteriores también realizadas en asia, que ya habían apuntado a los beneficios de la mandarina para proteger el hígado.

Potasio y fibra

Por su elevado contenido en potasio y bajo en sodio, resultan muy recomendables para aquellas personas que sufren hipertensión arterial o afecciones de vasos sanguíneos y corazón.

No obstante, el consumo de mandarinas deberán tenerlo en cuenta las personas que padecen de insuficiencia renal y que requieren de dietas especiales controladas en este mineral.

Sin embargo, a quienes toman diuréticos que eliminan potasio y a las personas con bulimia, debido a los episodios de vómitos autoinducidos que provocan grandes pérdidas de dicho mineral, les conviene el consumo de esta fruta.

La mandarina es fuente natural de fibra, esencial para combatir el estreñimiento ya estimula la motilidad intestinal, la mayor parte de la cual se encuentra en la pulpa blanca que hay debajo de la piel y entre los gajos y que no conviene desechar.

Esta sustancia, asimismo favorece el tránsito del contenido fecal a lo largo del colon, disminuyendo el tiempo de contacto entre sustancias nocivas y la pared del aparato digestivo, ayuda a disminuir la absorción de grasa y colesterol, al buen control de la glucemia (niveles de azúcar en sangre) y tiene un efecto saciante, por lo que resulta una fruta indicada para las personas con hipercolesterolemia, diabetes y exceso de peso.

El ácido oxálico que contienen las mandarinas puede formar sales con ciertos minerales como el calcio y formar oxalato cálcico, por lo que su consumo se ha de tener en cuenta si se padecen este tipo de cálculos renales, ya que se podría agravar la situación.

Propiedades nutrititvas

El componente mayoritario en las mandarinas es el agua y, respecto a otras frutas de su género, aporta menos cantidad de azúcares y por tanto menos calorías.

La cantidad de fibra es apreciable y ésta se encuentra sobre todo en la parte blanca entre la pulpa y la corteza, por lo que su consumo favorece el tránsito intestinal.

De su contenido vitamínico sobresale la vitamina c, en menor cantidad que la naranja, el ácido fólico y la provitamina a, más abundante que en cualquier otro cítrico.

También contiene cantidades destacables de ácido cítrico, potasio y magnesio. En menor proporción se encuentran ciertas vitaminas del grupo b y minerales como el calcio, de peor aprovechamiento que el que procede de los lácteos u otros alimentos que son buena fuente de dicho mineral.
La provitamina a o beta caroteno se transforma en vitamina a en nuestro organismo conforme éste lo necesita.

Dicha vitamina es esencial para la visión, el buen estado de la piel, el cabello, las mucosas, los huesos y para el buen funcionamiento del sistema inmunológico.

La vitamina c interviene en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones.

Ambas vitaminas, cumplen además una función antioxidante.

El ácido cítrico posee una acción desinfectante y potencia la acción de la vitamina c.

El ácido fólico interviene en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis material genético y la formación anticuerpos del sistema inmunológico.

El potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

Valor nutricional por 100 gr.

Agua 85.17 %

Energía 53.00 kcal.

Proteina 0.81 g

Grasa 0.31 g

Carbohidratos 13.34 g

Fibra diet. Total 1.80 g

Ceniza 0.38 g

Calcio 37.00 mg

Fósforo 20.00 mg

Hierro 0.15 mg

Tiamina 0.06 mg

Ribofavina 0.04 mg

Niacina 0.38 mg

Vitamina c 27.00 mg

Vit. A equiv. Retinol 34.00 mcg

Ác. Grasos mono-insat. 0.06 g

Ác. Grasos poli-insat. 0.06 g

Ác. Grasos saturados 0.04 g

Colesterol 0.00 mg

Potasio 166.00 mg

Sodio 2.00 mg

Zinc 0.07 mg

Magnesio 12.00 mg

Vitamina b6 0.08 mg

Vitamina b12 0.00 mcg

Acido fólico 0.00 mcg

Folato equiv. Fd 16.00 mcg

Fracción comestible 0.72 %

Comentario

Avatar

muchas gracias! me quedo con la duda de si otros cítricos; como el pomelo, quedarían excluidos? Un saludo

Comentario

Imagen de Roberto Junquera
Roberto Junquera

No, otros cítricos como el pomelo o el limón si son muy buenos para el hígado.

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar