Los vértigos o mareos pueden ser muy molestos, te mostramos unas útiles herramientas y consejos para gestionarlos

Los vértigos o mareos pueden ser muy molestos, te mostramos unas útiles herramientas y consejos para gestionarlos
arriba
Me gusta
11529
108
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

A veces solemos utilizar las palabras vértigo y mareo como si significaran lo mismo. Es importante saber exactamente qué significa cada una ya que te puede ayudar tanto a ti como a tu médico a reducir la lista de posibles problemas.

Mareo

El mareo es una sensación de que se está a punto de desmayarse o "perder el conocimiento". A pesar de que te sientes mareado, no sientes que tú o tu entorno se están moviendo. Con frecuencia el mareo desaparece o mejora cuando te acuestas. Si el mareo empeora, puede conducir a una sensación de desmayo o casi desmayo (síncope). A veces se pueden sentir náuseas o incluso vomitar cuando se está mareado.

Aunque el mareo puede ocurrir en personas de cualquier edad, es más común entre los adultos mayores. En los adultos mayores un temor de mareo puede causar limitación de sus actividades físicas y sociales. El mareo también puede conducir a caídas y otras lesiones.

Es común sentirse mareado de vez en cuando, generalmente breves episodios de mareo no son el resultado de problemas graves. El mareo con frecuencia es causado por una caída momentánea de la presión arterial y del flujo sanguíneo hacia la cabeza que se produce cuando te levantas demasiado rápido después de estar sentado o acostado (hipotensión ortostática). Sin embargo, presentar mareos constantemente puede significar que tienes un problema más grave que necesita ser evaluado.

Causas de los mareos

Los mareos pueden ocasionarse debido a muchas causas, incluyendo:

  • Alergias
  • Enfermedades como la gripe o resfriados
  • Vómitos, diarrea, fiebre y otras enfermedades que causan deshidratación.
  • Respiración muy profunda o rápida (hiperventilación)
  • Ansiedad y estrés
  • Uso de tabaco, alcohol o drogas ilegales.
  • Una causa más grave es el sangrado. La mayoría de las veces, la localización de la hemorragia y la necesidad de buscar atención médica son obvias, pero a veces el sangrado no es evidente (hemorragia oculta). Se pueden presentar pequeñas cantidades de sangrado en el tracto digestivo durante días o semanas sin darse cuenta de esta hemorragia, cuando esto sucede los mareos y la fatiga pueden ser los primeros síntomas evidentes de que se está perdiendo sangre. El sangrado menstrual abundante también puede causar este tipo de mareos.
  • A veces la causa del mareo es un ritmo cardíaco anormal (arritmia) que puede causar desmayos (síncope). Estos desmayos inexplicables deben ser evaluados por un médico.
  • Muchos medicamentos con o sin receta pueden causar mareo o vértigo en distintos grados de severidad.

Vértigo

El vértigo es una sensación de que tú o tu entorno se está moviendo cuando no hay movimiento real. Se puede sentir como si estuvieses fuera de equilibrio, girando, cayendo o inclinándote. Cuando se tiene vértigo severo, se pueden sentir muchas náuseas. Es posible que tengas dificultad para caminar o estar de pie y puedes perder el equilibrio y caerte.

El vértigo se produce cuando hay conflicto entre las señales enviadas al cerebro por los diversos sistemas de equilibrio y detección de la posición del cuerpo. El cerebro utiliza las informaciones enviadas por cuatro diferentes sistemas sensoriales para mantener tu sentido del equilibrio y orientación:

  1. El sentido de la visión te da información acerca de tu posición y movimientos en relación con el resto del mundo. Esta es una parte importante del mecanismo de equilibrio que a menudo anula la información de los otros sistemas de detección de balance.
  2. Los nervios sensoriales de tus articulaciones permiten a tu cerebro hacer un seguimiento de la posición de las piernas, brazos y torso. Por lo tanto, tu cuerpo es capaz de hacer pequeños cambios en la postura para ayudarte a mantener el equilibrio (propiocepción).
  3. La sensación de presión de la piel te da información acerca de la posición y el movimiento de tu cuerpo en relación con la gravedad.
  4. Una parte del oído interno, llamado laberinto que incluye los canales semicirculares, contiene células especializadas que detectan el movimiento y los cambios de posición. Cualquier lesión o enfermedad en el oído interno puede enviar señales falsas al cerebro que generan conflicto con las señales de los otros centros de equilibrio y de posicionamiento del cuerpo, pudiéndose producir vértigo.

Causas del vértigo

Las causas más comunes de vértigo incluyen:

  • Trastornos del oído interno –como el vértigo posicional paroxístico benigno, la enfermedad de Meniere, la neuritis vestibular o laberintitis.
  • Lesión en el oído o en la cabeza.
  • Migrañas –dolores de cabeza debilitantes que ocurren a menudo con vértigo, náuseas, vómitos y sensibilidad a la luz, al ruido y a los olores.
  • Disminución del flujo sanguíneo a través de las arterias que suministran sangre a la base del cerebro (insuficiencia vertebrobasilar).

Las causas menos comunes del vértigo incluyen:

  • Tumor benigno en el espacio detrás del tímpano (colesteatoma).
  • Tumores cerebrales y cáncer que ha viajado desde otra parte del cuerpo (metástasis).

Se necesita atención médica inmediata si se produce vértigo de repente con cambios en el habla o en la visión u otra pérdida de función.

Para responder todas las preguntas anteriormente planteadas, os invitamos a visualizar todos los vídeos del siguiente enlace: Vértigos o mareos. Todo lo que necesitas saber.

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar