Qué es la nutrición en fisioterapia, para que sirve y como funciona

Publicidad
No hay votos
202
0
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

A través de la nutrición se pueden tratar eficazmente variedad de enfermedades y afecciones del sistema musculoesqueléticos con lo que desde la Fisioterapia podemos lograr un mayor avance en el proceso de rehabilitación de la persona lesionada. Una buena alimentación es de vital importancia para lograr un favorable proceso de reparación y curación de tejidos lesionados, por lo que dentro de las herramientas que puede utilizar el fisioterapeuta, se encuentra el uso de la Nutrición en Fisioterapia. A continuación hablaremos de los tópicos más relevantes del tema: 

Historia de la Nutrición en Fisioterapia 

Desde los primeros días de la medicina, la dieta y los hábitos alimenticios se han incluido en el tratamiento de la enfermedad, ya que la nutrición adecuada es una importante medida preventiva contra la enfermedad y desempeña un papel de apoyo durante la terapia. Desde 400 a. C. Hipócrates declaraba que la comida podía ser usada como medicina y habló sobre la necesidad de combinar un régimen alimenticio con un régimen de actividad física. Galeno a su vez, a partir de 180 d. C., trabajó e investigó más a fondo el tema de la nutrición y la salud. Thomas Edison en 1903 hablaba de que el médico del futuro ya no tratará al cuerpo humano con medicamentos, sino que más bien curará y prevendrá la enfermedad con nutrición.
Existen datos más actuales dentro del periodo del siglo XX durante la Guerra Fría la Unión Soviética hubo en estudios nutricionales y dietéticos con el objetivo de lograr el aumento de las capacidades de los atletas en los Juegos Olímpicos de aquella época. Ya más adelante específicamente en el campo de la Fisioterapia para 2015 la Cámara de Delegados de la APTA (Asociación Americana de Fisioterapeutas por sus siglas en inglés “American Physical Therapist Association”) declara su posición sobre la nutrición y la dieta dentro de la Fisioterapia diciendo que “el rol del fisioterapeuta es detectar y proporcionar información sobre la dieta y los problemas nutricionales a los pacientes, clientes y la comunidad dentro del alcance de la práctica del fisioterapeuta” destacando que la dieta y la nutrición son componentes clave de muchas afecciones manejadas por fisioterapeutas. Además, la nutrición puede afectar directamente la recuperación y la función mientras una persona está bajo el cuidado de un fisioterapeuta por lo que a partir de allí la nutrición ha sido destacada como parte de la práctica profesional de los fisioterapeutas.

Cómo se trabaja con la Nutrición en Fisioterapia

En ocasiones trabajar la biomecánica del movimiento en un paciente enfermo no es suficiente por lo que desde la Fisioterapia se comienzan intervenciones en el modo de alimentación o de nutrición del paciente en tratamiento fisioterapéutico. Primeramente se realiza una entrevista en donde se destacar los hábitos alimenticios del paciente enfermo tomando también en cuenta el uso de multivitamínicos y las porciones de comida, con la finalidad de brindarle orientación sobre qué alimentos le está ocasionando efectos negativos en el organismo. 
El Fisioterapeuta no realiza revisiones dietéticas, simplemente brinda la orientación necesaria sobre los alimentos que estén contribuyendo a la enfermedad, ya que lo que una persona enferma come, finalmente afectará sus resultados de rehabilitación, su riesgo de desarrollar enfermedades crónicas y su calidad de vida, por lo cual la evaluación nutricional es parte fundamental del plan integral de atención del fisioterapeuta a través de la creación de objetivos simples y alcanzables como por ejemplo, aumentar el consumo de agua, aumentar el consumo de determinados alimentos o eliminar determinados alimentos procesados o proinflamatorios y el azúcar; y en caso de ser necesario está en la potestad de remitir al paciente a profesionales de nutrición y dietética. 

Cómo funciona y cuáles son los efectos de la Nutrición en Fisioterapia

El cuerpo humano formado por distintos elementos como agua, proteínas, lípidos, ácidos nucleicos y carbohidratos por ejemplo azúcares y fibra. Por lo que en caso de presentar enfermedad los buenos hábitos alimenticios tienen una acción directa sobre los mismos, ya que proveen un aporte de vitaminas y minerales, hidratos de carbono y proteínas suficientes que permite la recuperación de procesos patológicos, brindándole al organismo las herramientas necesarias para mantener la maquinaria en perfecto funcionamiento, contribuyendo en los procesos de renovación de proteínas, células sanguíneas, tejido muscular, cartilaginoso, óseo entre otros…
La nutrición es una intervención efectiva desde la Fisioterapia para tratar afecciones musculares como la pérdida de masa muscular o la atrofia muscular, ya que al aumentar la ingesta de proteínas se evita la disminución en la síntesis de proteínas del cuerpo, lo que permite al cuerpo mantener la fuerza y la masa muscular. 
Durante procesos inflamatorios, podemos tomar control de la inflamación incluyendo en la alimentación grasas saludables, las mismas protegen contra la inflamación porque influyen en el movimiento del flujo sanguíneo y promueven la función de las células inmunitarias. Para combatir la inflamación, se aumenta el consumo de ácidos grasos como omega-3. También la suplementación de omega-3 minimiza la atrofia por desuso muscular, ya que se ha demostrado que mejora la sensibilidad anabólica a los aminoácidos, lo que facilita el uso de proteínas por parte del cuerpo.
De igual manera al eliminar de la dieta algunos alimentos proinflamatorios se puede contribuir a la disminución del dolor por inflamación y al aumento de la movilidad, ya que existen alimentos proinflamatorios como los aceites, el café y la azúcar que contribuyen a que la enfermedad y los procesos inflamatorios se establezcan. 
Las elecciones nutricionales de un paciente tienen un efecto directo el tratamiento fisioterapéutico, por lo que para optimizar realmente la reparación y el proceso de recuperación del paciente el fisioterapeuta le brinda la orientación nutricional que requiera. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que una ingesta adicional de nutrientes naturales no es suficiente es necesario  complementarlo con otras herramientas terapéuticas dentro de la Fisioterapia.

Indicaciones y Patologías tratadas con la Nutrición en Fisioterapia

Muchas enfermedades comunes y sus síntomas frecuentemente pueden ser prevenidas o aliviadas durante el tratamiento fisioterapéutico con una buena nutrición, el fisioterapeuta al determinar cuáles son los aspectos dietéticos específicos que influyen en la salud, pueden intervenir desde la nutrición: 

  • Procesos Inflamatorios: eliminar los alimentos inflamatorios como los aceites vegetales e incluir dentro de la dieta ácidos grasos saludables como frutas, verduras y fibra, proporciona beneficios anti inflamatorios, que benefician a las personas con enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide.
  • Obesidad y dolor crónico: la obesidad contribuye a numerosas afecciones de dolor crónico, y el dolor a su vez puede conducir a un comportamiento sedentario que aumenta la obesidad, por lo que la pérdida de peso es un aspecto crucial de la rehabilitación y la eliminación del dolor articular y muscular.
  • Artrosis y Artritis: promover la ingesta de alimentos que contengan Omega 3, vitaminas C y D, así como el selenio alivian los síntomas de los pacientes con artrosis. También es crucial en caso de obesidad eliminar alimentos que contribuyan a la misma como azúcares y alimentos procesados, ya que el sobre peso puede generar estrés y sobrecarga en articulaciones de la cadera, rodilla y tobillos contribuyendo a la artrosis y artritis.
  • Enfermedades autoinmunes (enfermedad de Crohn, la artritis reumatoide, la esclerosis múltiple y la diabetes tipo 1): la intolerancia al gluten, las bacterias intestinales alteradas y las deficiencias de vitamina D, contribuyen a las enfermedades autoinmunes. La disminución de ingesta de azúcar, sal y alimentos procesados contribuye a la disminución de los síntomas de las enfermedades autoinmunes así como el incremento de alimentos que contengan vitamina D, vitamina A, selenio, zinc, ácidos grasos omega-3, probióticos y flavanol.
  • Lesiones musculoesqueléticas: las lesiones musculoesqueléticas suelen ir acompañadas de resistencia anabólica, que es la capacidad reducida del músculo para sintetizar proteínas. cuando el cuerpo se encuentra en un estado de resistencia anabólica, tiene una capacidad limitada para desarrollar músculo. Al aumentar la ingesta de proteínas, se previene la atrofia y se promueve la reparación del tejido muscular con lo que se aumenta las posibilidades de recuperar el movimiento funcional. 
  • Prediabetes y Diabetes tipo 2:, eliminar de la dieta alimentos que contribuyan a la Diabetes tiene un impacto positivo en el índice de masa corporal, la calidad de vida, la función física y las capacidades de actividad física con la disminución también del dolor musculoesquelético en pacientes con diabetes tipo 2.
¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar