Vagina y vulva: cómo son, anatomía, mitos y consejos para cuidar la salud femenina

  • Imagen de Aibil Yglesias
    Aibil Yglesias
    Fisioterapeuta / Ftp. Músculo-Esqueletica / Ftp. Respiratoria

    Soy Licenciada en Fisioterapia de la Universidad Central de Venezuela y Técnico en Órtesis y Prótesis. Además, me he formado en terapia manual ortopédica, rehabilitación de suelo pélvico, rehabilitación cardíaca, fisioterapia invasiva así como diferentes herramientas terapéuticas. 

No hay votos
1257
0
0

La vagina y la vulva no son términos intercambiables, sino dos partes distintas del cuerpo de una mujer. Muchas personas se han confundido sobre ambos términos. En este artículo, ponemos fin a la confusión entre los dos órganos y ofrecemos información sobre su anatomía, en qué mitos se ven frecuentemente encasillados y qué acciones se pueden hacer para cuidar la salud femenina.

Anatomía del aparato genital femenino

Con frecuencia la gente usa el término "vagina" para referirse a todo el aparato genital femenino pero esto es incorrecto. Empecemos por corregir esta terminología. La vulva es el nombre correcto para las partes externas de los genitales femeninos. Esto incluye el glande del clítoris, los labios menores y los labios mayores, los orificios de la uretra y la vagina, así como los tejidos circundantes. Por otra parte, la vagina es el conducto que une la vulva con el útero. 

Aparato reproductor femenino

Características de la vagina y vulva

La vulva es en realidad lo que quizás hayas confundido con la vagina, ya que es la parte externa y visible de tu sistema reproductivo. Este órgano abarca:

  • El monte de Venus.
  • Los labios externos o mayores.
  • Los labios menores.
  • El meato urinario (o abertura de la uretra).
  • La parte exterior del clítoris con su capucha.
  • El himen.
  • El perineo.
  • Las glándulas que recubren toda la vulva (glándulas de bartolino).

Si la vagina no es la vulva, ¿dónde se encuentra esta? La vagina es la parte interna de tus genitales. Es quien conecta todo el sistema reproductivo desde los ovarios y el útero hasta la vulva. Es un conducto muscular muy flexible que mide en promedio 8 – 13 cm de largo. Al ser un músculo, tiene la capacidad de contraerse y expandirse, especialmente durante el parto y en caso de coito o masturbación con penetración. Su papel es ser el intermediario entre el interior y el exterior del cuerpo. En la dirección de la salida, permite el paso de las secreciones vaginales, la menstruación y los bebés. En dirección a la entrada, ofrece un espacio cálido y acogedor tanto para el placer como para la reproducción.
El canal vaginal también tiene su propio pH que es ácido y está protegido por la flora vaginal que crea un entorno desfavorable para la proliferación de bacterias malas y, por lo tanto, previene las infecciones vaginales.

Mitos y realidades sobre la vagina y la vulva

  • Los labios mayores tienen la misión de proteger la entrada a la vagina. También cubren los labios menores, el clítoris y el meato urinario. Los vellos sirven para proteger contra infecciones y para preservar la lubricación vaginal.
  • Los labios menores son pliegues de piel desprovistos de grasa y vello que recubren el vestíbulo de la vagina, el clítoris y el meato urinario. También se utilizan para cubrir el glande del clítoris. Los labios menores también son muy útiles para lubricar durante el sexo. El clítoris mientras tanto. Se merece un artículo completo por sí solo, ¡prometemos que lo prepararemos pronto!
  • Hay tantas formas de vulva como personas. Algunas tienen labios internos que sobresalen, otras tienen labios asimétricos mientras que otras tienen una vulva donde los labios mayores cubren el clítoris y los labios menores. Su color también varía de persona a persona sin que esto sea motivo de preocupación médica. Existe diversidad de vulvas, la idea misma de vulva "normal" no existe, ¡todas las formas de vulvas son normales!

¿Qué afecta la salud de la vagina?

La vagina está muy influenciada por los cambios hormonales en el cuerpo, algunas mujeres pueden experimentar un dolor intenso, sensaciones de ardor o problemas de pérdida de orina, picazón o relacionados con el envejecimiento por la premenopausia o la menopausia. Se puede limitar el riesgo de desarrollar una infección vaginal fortaleciendo su flora íntima, también llamada microbiota, tomando probióticos por vía oral. Funciona especialmente bien para reducir la aparición y recurrencia de micosis, pero también para evitar la despoblación de su microbiota tras la toma de antibióticos. Por supuesto, los probióticos no pueden sustituir en modo alguno un tratamiento farmacológico prescrito por su médico, más aún en el caso de infecciones bacterianas o víricas. 

¿Cuáles son los problemas vaginales más frecuentes?

  • Vulvitis: la vulva puede ser el sitio de lesiones de la mucosa, especialmente durante las infecciones de transmisión sexual. La vulvitis, no es una enfermedad, sino el síntoma de un problema.
  • Prurito y micosis: es causado generalmente por el hongo Cándida albicans que normalmente está presente en la flora vaginal, pero en caso de desequilibrio del pH vaginal, puede proliferar y causar una candidiasis.
  • Micosis vaginal (vulvar): es muy frecuente y benigna, pero debe tratarse.
  • Liquen escleroso vulvar: es una inflamación crónica y fibrosante del tejido conjuntivo, los síntomas más comunes son picazón y dolor, la piel de la vulva se vuelve blanca y adelgazante y puede causar sangrado. 
  • Vaginosis: hace referencia al desarrollo de una bacteria anormal en la vagina.
  • Vaginosis (bacteriana): se refiere a una infección vaginal leve causada por un desequilibrio en la flora vaginal.
  • Eccema de la vulva: el eczema a veces puede afectar la vulva, que se secará y picará.
  • Vulvodinia: es un síntoma de dolor vulvar crónico, que además causa un intenso ardor vulvar.

¿Cuáles son los signos o síntomas de problemas vaginales?

  • Comezón intensa y permanente en la vagina, la vulva y el perineo, esto se denomina prurito
  • Secreciones vaginales blanquecinas, espesas, pero sin olor (no las confundas con tu secreción blanca, que no es patológica)
  • Sensaciones de ardor al orinar o durante las relaciones sexuales
  • Edema vulvar

Una de las infecciones víricas más conocidas es sin duda el herpes genital. Esto se manifiesta por pequeñas vesículas, es decir, pequeños granos que contienen un líquido, que se desarrollan a nivel de las membranas mucosas.

¿Qué puedo hacer para mantener la vagina saludable?

A diferencia de la vulva, la vagina tiene su propio sistema de limpieza automática. Se limpia solo y esto es lo que en parte causa la secreción blanca llamada leucorrea. Estas pérdidas son excelentes indicadores de la buena salud de tu vagina, al lubricar el órgano se eliminan naturalmente los desechos. La pared de la vagina está revestida de numerosas microbacterias, la mayoría de las cuales son lactobacilos. Imponer una ducha vaginal o una sauna vaginal equivaldría a trastornar el frágil equilibrio de esta flora vaginal. Entonces la puerta está abierta de par en par a infecciones como la vaginitis. Cuando se trata de placer, la vagina es el reino del punto G, podemos estimularlo mediante presión con un objeto de tu elección (vibro, dildo, etc.), con los dedos o con la ayuda de tu pareja.


 

¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
No hay votos

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar

Pregunta a nuestros fisioterapeutas

  • Haz tu pregunta y en el siguiente paso podrás desarrollarla mucho más.

Comprar Libro Fiit Concept

Suscríbete a nuestro canal

Suscríbete a nuestro canal de youtube FisioOnline

¡Ya somos más de 6.000.000!