¿Qué es el suelo pélvico y qué puede dañarlo?

arriba
Me gusta
11767
150
1
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

El suelo pélvico es una estructura formada por tejido conjuntivo y musculatura que tapiza la pelvis por su parte interna cumpliendo la función de brindar soporte a las vísceras y amortiguando sus movimientos, por lo que si esta musculatura presenta una afectación en donde se vean debilitados sus músculos, como consecuencia no podrá ejercer su función de soporte descendiendo las vísceras, generando mayor presión dentro de esta cavidad y dando paso a distintas patologías como: la incontinencia urinaria, los prolapsos, etc. 

¿Qué puede dañar el suelo pélvico?

Las disfunciones del suelo pélvico pueden ocurrir cuando sus músculos están estirados, debilitados o demasiado sobrecargados. Algunas personas tienen los músculos del suelo pélvicos débiles desde una edad temprana, mientras que otros notan problemas después de ciertas etapas de la vida como el embarazo, el parto o la menopausia. Algunas personas tienen músculos del suelo pélvico muy contraídos que les cuesta relajar.

Existen diferentes motivos por los cuales se puede debilitar el suelo pélvico y entre ellos se destacan: 

  • Embarazo: ya que el suelo pélvico soporta el peso del bebé.
  • Sobrepeso: que es la misma situación de soporte de peso, pero con grasa.
  • Parto: sobre todo si fue un parto traumático ya que la musculatura perineal se estira durante el parto vaginal para que el bebé salga al exterior. En el caso de las cesáreas también se daña el suelo pélvico ya que para acceder al útero hay que cortar los músculos abdominales que ayudan al suelo pélvico en su función de amortiguación, de modo que, si los abdominales tienen falta de tono el suelo pélvico tendrá que trabajar el doble, además de lo que ya ha trabajado durante el embarazo sujetando al bebé.
  • Estreñimiento: porque cada vez que empujas es un “pequeño parto” para tu periné.
  • Deportes de impacto: todo aquello que implique botes o hiperpresión conducen a una necesidad de trabajo del suelo pélvico.
  • Menopausia: en la perimenopausia las mujeres perdemos calidad, en cuanto a firmeza, del colágeno de nuestro cuerpo (incluido el del suelo pélvico) de modo que se produce una debilidad.
  • Trabajar con pesos excesivos: por el aumento de presión que se produce en el interior del organismo.
  • Enfermedades respiratorias: asmáticos, bronquíticos crónicos, alérgicos… cuando se tose, se tose sin control y el diafragma empuja todas las vísceras hacia el suelo y esto hace que el suelo pélvico tenga que hacer un esfuerzo por controlar ese movimiento visceral.
  • Músicos que tocan instrumentos de viento: ocurre parecido a la anterior en cuanto al control del diafragma.
  • Intervenciones quirúrgicas: a nivel abdominal (que sería como una cesárea) o intervenciones ginecológicas, ya que generan cicatrices y espasmos musculares que hacen que el suelo pélvico no sea competente.
  • Herencia: aunque tiene poca incidencia no hay que olvidarnos de ella.

Aunque es poco conocido, los músculos del suelo pélvico pueden ser controlados conscientemente y por lo tanto entrenados igual como fortaleces los músculos de tus brazos, piernas o abdomen. El fortalecimiento de estos músculos te ayudará a controlar mejor la vejiga y el intestino reduciéndose así las posibilidades de fugas accidentales de orina y/o heces. Esto es importante tanto para hombres como para mujeres.

Si has estado o estás en una de estas situaciones, te recomendamos acudas a un fisioterapeuta experto en suelo pélvico para recuperarte o paliar las consecuencias que pueden haber acontecido sobre tu suelo pélvico.

comentarios (1)

Comentario

Avatar

Tengo 64 anos pero mi mayor problema es el estrenimiento y me gustaria saber mas sobre que seria lo mas aconsejado para combatir este problema.

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar