Tratamiento del esguince de ligamento lateral interno de rodilla (Fase inicial) | Fisioterapia Online

Tratamiento del esguince de ligamento lateral interno de rodilla (Fase inicial)

arriba
Me gusta
8454
68
0
(h3) Punto grueso
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Un esguince o distensión de ligamento es la lesión que aparece al someter al ligamento a una tensión que sobrepase su umbral de resistencia elástica, esta lesión y su importancia depende de el grado de estiramiento al que se ha visto sometido el ligamento.  El ligamento lateral interno tiene como función principal evitar y frenar la apertura de la articulación femoro-tibial hacia la zona media, es decir evitar el fallo de la rodilla hacia la zona media del cuerpo, este ligamento es mucho mas fino y expandido que el externo que es un firme cordón, además el ligamento lateral interno esta intimante relacionado con la cápsula articular y con el menisco interno. Podriamos dividir las lesiones de ligamento en tres grupos, aunque como siempre debemos tener en cuenta las características de cada persona.

Grado I: son las de menos importancia y gravedad.  normalmente únicamente aparece una distensión del ligamento.

Grado II : son de gravedad media, en estas aparece una rotura parcial del ligamento.

Grado III: son las más importantes y las de más larga rehabilitación. Puede existir una rotura total de ligamento o  incluso avulsión de su inserción ósea.

En la fase inicial del tratamiento es muy importante y deberemos de  tener unas precauciones y actuaciones que serán claves para la correcta resolución del esguince de ligamento lateral interno de rodilla.

​Causas de un esguince de ligamento lateral interno de rodilla.

Las causas de un esguince lateral interno son por todos conocidas, un golpe lateral, una inclinación forzada que provoque un bostezo en el compartimento interno de la rodilla o una caída en la que la recepción en el suelo se realice con la rodilla en una posición inadecuada pueden dañar el  ligamento lateral interno de rodilla, en estos casos existen unos indicadores que pueden orientarnos hacia el diagnostico de una lesión de ligamento lateral interno de rodilla. 

  • Notar un sonido en la zona de la lesión que en algunas veces puede oirse.
  • Dolor continuo en la zona y al tacto, aunque sea un contacto suave.
  • Incapacidad de mover la rodilla  y  entumecimiento de la misma.
  • Dificultad para andar.
  • Inflamación de la rodilla en la zona afectada.
  • Hematoma o derrame en la zona.

Tratamiento de un esguince de ligamento lateral interno de rodilla en su fase inicial de recuperación.

Dependiendo de del grado de la lesión tenemos diferentes protocolos y actuaciones que podemos realizar para mejorar y facilitar los procesos de recuperación del proceso lesional. En este vídeo te mostramos que puedes hacer para ayudar a tu organismo a recuperar mas rápidamente una lesión de ligamento lateral interno de rodilla en su fase inicial:

  1. Crioterapia en lesiones agudas.
  2. Masaje drenante.
  3. Emplasto de arcilla roja.

Crioterapia en lesiones agudas.

Si queremos tratar bien una lesión desde el principio, lo mejor que podemos hacer es seguir una rutina de aplicación de crioterapia y movilización precoz que puede constituir el 80% de lo que podemos hacer para favorecer y acelerar su recuperación.
Para realizar esto vamos a repetir estos pasos:
Aplicar hielo 10 min: Con un cubito directamente , con una bolsa de hielo picado o con un paquete de criogel, pero siempre, teniendo en cuenta la piel y el riesgo de quemaduras por congelación.
Movilizar suavemente y siempre con poco o nada de dolor de forma que vamos a favorecer el drenaje y evacuación del sangrado y sustancias de deshecho.
Repetir este ciclo tantas veces como sea posible a lo largo de ese primer día.

Masaje drenante.

Te mostramos como realizar un útil masaje para el esguince lateral interno de rodilla mediante unas fricción transvesa de las fibras musculares que mejorará la organización de las fibras del ligamento que se encuentran en fase de recuperación además, a través de este masaje, conseguirás un aporte de nutrientes en la zona que ayudará a mejorar los procesos re regeneración tisular

Las características fundamentales de este masaje son las siguientes:

Transverso a la dirección de las fibras del ligamento (paralelo al suelo)

Sin resbalar sobre la piel (sin cremas ni aceites)

Intenso y doloroso.

Durante 5 a 10 minutos.

Emplasto de arcilla roja.

La arcilla roja, con o sin arnica, es una herramienta fundamental para una rápida y efectiva recuperación en el caso de todo tipo de lesiones, golpes y traumatismos, torceduras, esguinces y lesiones musculares como las roturas de fibras y en definitiva en todos aquellos casos en los que hay inflamación, sangrado edema o sencillamente acumulación de sustancias de deshecho y toxinas en los tejidos.
Para aplicarla vamos a utilizar una mezcla ya hecha o vamos a prepararla a partir de arcilla en polvo.
Los paso a seguir serán los siguientes:
Aplicar emplasto de arcilla: Cubriendo bien toda la zona de la lesión y los alrededores.
Hacer un vendaje compresivo sobre la arcilla colocando debajo una capa de papel de cocina y dormir con ello.
Elevar la extremidad durante la noche si es posible.
Quitar a la mañana y lavar.

En el caso de que te hayan escayolado también tienes una gran cantidad de acciones a realizar tanto durante el tiempo en el que estas escayolado y una vez se te ha retirado la escayola:

  1. Actitud durante la inmovilización.
  2. Actitud nada más retirar inmovilización.
  3. Aprender a caminar. Talón planta puntera.
  4. Automasaje para el esguince de LLI.
  5. Ejercicios de propiocepción fase inicial.
  6. Fortalecimiento de cuádriceps nivel inicial.

 

Actitud durante la inmovilización.

La inmovilización muchas veces se entiende como una parte pasiva del tratamiento tras una lesión, sin embargo podemos tener una actitud más activa ante nuestra lesión a pesar de que este inmovilizada a fin de contrarrestar los efectos secundarios contraproducentes de la misma.
En este vídeo aprenderás consejos muy útiles como la forma de realizar movimientos dentro de la escayola, combinar la inmovilización con los baños de contraste o como actuar con un vendaje funcional.

Actitud nada más retirar inmovilización.

Cuando hemos mantenido una zona de nuestro cuerpo inmovilizada a causa de una lesión, suelen ocurrir una serie de procesos secundarios a esta ausencia de movimiento forzada, suele aparecer una evidente atrofia muscular, una zona edematosa, una alteración de la piel y dolor local, ante estos efectos secundarios te damos algunos consejos a realizar como masajear la zona todos los días, movilizar las articulaciones, hacer baños de contraste, cargar el peso poco a poco y evitar el miedo al movimiento.

Aprender a caminar. Talón planta puntera.

Tras una lesión traumática en el tobillo, pie o miembro inferior que derive en una inmovilización del pie o una marcha antálgica, será necesario reaprender a caminar, este ejercicio de talón, planta, puntera puede ser muy útil para esto y además resulta muy fácil de realizar. 

Automasaje para el esguince de LLI.

Tras una lesión traumática de la rodilla como un esguince, se produce una relación inflamatoria con el fin de facilitar la recuperación de los tejidos dañados, esta función es un mecanismo fisiológico del cuerpo pero una inflamación excesiva puede ser problemática, para evitar ese  desborde inflamatorio te ofrecemos esta herramienta de autobombeo que puedes realizar desde las primeras fases de la lesión y facilitará un mejor proceso de restauración tisular.

Ejercicios de propiocepción fase inicial.

En esta fase nos encontramos una rodilla con las siguientes características: Pérdida de fuerza y masa muscular.
Pérdida de densidad ósea más o menos acusada (osteoporosis)
Dolor articular y ligamentoso por falta de costumbre del apoyo de peso.
Perdida de propiocepción e imagen o patrón corporal.
En esta fase inicial intentaremos dar unos primeros estímulos propioceptivos a la rodilla así como comenzar con una activación muscular muy ligada en este caso con este sistema propioceptivo. Realizaremos ejercicios suaves , sin carga de peso o siendo esta muy ligera. Podremos siempre apoyarnos en unas sillas o muletas para reducir la carga que recae sobre la pierna.

¿Qué ejercicios de propiocepción vamos ha realizar en esta fase inicial?

Contracción - Relajación.
Contraer 1 segundo / Relajar 2 segundos.
10 repeticiones / 10 ciclos.
Con intensidad variable.
Isométricos en 4 direcciones

5 veces a cada lado.
10 repeticiones del ciclo con descansos
Con intensidad variable
Dar Cera / Pulir Cera

Alternar uno y otro. (30/40 seg cada)
10 repeticiones con descansos.
Con atención, suavidad y consciencia.

Fortalecimiento de cuádriceps nivel inicial.

En esta fase inicial vamos a buscar no tanto lograr una fuerza sino "despertar el músculo" y devolverle su tono y capacidad contractil de forma que reconectamos el cerebro con la contracción muscular.

Por eso en estos ejercicios será más importante la maña que la fuerza poniendo mucha atención y consciencia no tanto al cuanto sino al como  hacemos los esfuerzos. Eso, va a permitir un mayor nivel de reconexión del músculo con el sistema nervioso.

1. Ejercicios isométricos de cuádriceps

Es el ejercicio más básico, que podemos y debemos incluso realizar durante la inmovilización por cualquiera de las causas antes descritas siempre y cuando sea sin dolor.

Duración del ejercicio - Contracciones de 5 segundos. Reposo de 5 segundos. 

Repeticiones - Series de 10 repeticiones. De 3 a 5 series.

2. Sentadilla asistida en la pared.

Será un ejercicio en el que estimulamos el cuádriceps de una forma muy funcional y en carga pero regulando finamente la cantidad de carga que le entregamos a la rodilla.

Vamos a variar la cantidad de peso en esa rodilla regulando la flexión de rodilla y el reparto de peso entre una y otra pierna.

Duración del ejercicio - 15-20 segundos de carga. 30 segundos de descanso.

Repeticiones - 30 repeticiones - De 3 a 5 series.

​3. Extensión completa de pierna resistida por theraband​​.

​​​Duración del ejercicio - 3 segundos de extensión -3 seg de flexión. 5 ser de reposo.
Repeticiones - 10-15 repeticiones. 3 a 5 series.

4. Extensión de rodilla al borde de la mesa.​

Nos colocaremos sentados al borde de una mesa con la flexura de la rodilla justo en el borde. Podemos comenzar sin peso y añadir en esta primera fase hasta 1-2 kg para lo que que podemos utilizar unos sacos lastrados o unos paquetes de legumbres e incluso un theraband de baja resistencia.

Realizaremos extensiones de rodilla hasta distintos ángulos de extensión manteniendo unos segundos y bajando de nuevo.

Iremos haciendo esto mismo cada vez en un ángulo más cercano a la extensión completa.

Duración del ejercicio - Mantener en cada ángulo entre 15 y 20 segundos.

Repeticiones - 3-5 repeticiones en 3-5 ángulos distintos.

Te hemos mostrado como puedes ser parte activa de la recuperación de tu lesión de ligamento lateral interno en la fase inicial o aguda de la lesión, si no estas en esta fase te aconsejamos que veas nuestros vídeos para el tratamiento de la fase intermedia y final de la recuperación del esguince colateral interno. 

Tratamiento del esguince de ligamento lateral interno de rodilla (Fase media)

Tratamiento del esguince de ligamento lateral interno de rodilla (Fase final de la recuperación)

Añadir nuevo comentario